CUIDADOS BASICOS DE LOS TERRIERS

Por: Roberto Álvarez Márquez ( Criadero Mc’Roc)


Es muy importante que todo propietario o futuro dueño de un terrier de pelo duro, como son los sealys, scotties y los westies, estén conscientes de la importancia del correcto cuidado del pelo para la salud de sus mascotas o perros de exposición.
Los terriers de capa dura, están provistos también de una capa interna de lana o subpelo que es tan abundante o más que la capa de pelo duro, sin embargo no se percibe a primera vista ya que la cubre el pelo mas largo.
El baño que se da en casa normalmente no limpia a fondo la piel y deja residuos de humedad, imperceptibles a primera vista, lo cual a futuro produce múltiples enfermedades de piel, que a la larga se complican, y el producto es un cocktail de bacterias y hongos muy difícil de erradicar, y que muchas veces reinciden.
Para cuando el propietario lo detecta posiblemente sea muy tarde.
Es por eso que la peluquería y baño sea realizado por alguien experto que conozca a fondo los pasos para evitar posibles problemas. Tanto el rasurado a máquina como el arrancado del pelo requieren de manos expertas para ser aplicados en los terriers. Por otro lado es imprescindible, que la persona que realiza estos trabajos desinfecte todos sus utensilios de trabajo cada vez que peluquee un perro.
El proceso de la naturaleza es el cambio de pelo natural, y no el rasurado, por lo cual considero que esto es mas sano. Obviamente que en México, por el desarrollo y auge que han tenido las peluquerías improvisadas por personas sin entrenamiento adecuado, el rasurado a máquina sigue siendo lo más común. Aún este requiere de mucha higiene y conocimiento de cada raza, y de las enfermedades de piel a que son propenzas.
El “stipping”, o jalado del pelo, consiste en arrancar cierta cantidad de mechones al mismo tiempo, para provocar el brote de pelo nuevo, y que la piel continúe produciendo el pelo en su estado natural. Por cuestiones de estética, cada vez esta tarea se ha vuelto mas sofisticada, especialmente para competencias de belleza. Es cierto que hay personas que realizan esta tarea con brutalidad, y lastiman a los perros tanto fí
sicamente como psicológicamente, es por eso que la responsabilidad del propietario, no debe de limitarse a solicitar este servicio, de ser posible, estar presente, por lo menos en las tres primeras sesiones de jalado, para ver la forma de actuar del estilista.
Una estilista adecuado, debe anteponer siempre la salud del perro a sus intereses económicos, sin duda un perro al que toda su vida se le ha rasurado a máquina, será mas difícil de jalar. En algunos casos, por cuestiones propias del perro, tales como edad, o condiciones de la piel es preferible continuar con el
rasurado. El propietario debe de considerar que un cachorro cuesta el doble de trabajo que un adulto, ya que pone mucha resistencia, y el estilista no debe someterle bruscamente, ni maltratarlo, sino acostumbrarle poco a poco al arrancado del pelo.
El arreglo de terriers actualmente no es barato, ya que es una tarea complicada, minuciosa y requiere de estudios.