Logo  
Facebooktwitter Twittear

El Apareamiento.

Es importante considerar que no necesariamente una perra debe tener cachorros en su vida; para los perros la cuestión sexual es meramente reproductiva, para preservar la especie, y a diferencia de lo que se piensa con respecto al ser humano, no hay sentimientos de amor o pasión involucrados durante el coito.

Ya se ha hablado de diferentes factores a considerar antes de realizar una cruza, como son el conocer el pedigree de los progenitores, el tipo de cruza que se hará de acuerdo con su parentesco, la edad ideal para hacerlo, sus características físicas y las condiciones de salud que deben tener los futuros padres.

La Cópula

La cópula en los perros es en proceso prolongado que la hembra solo acepta durante el estro, una vez que se ha reducido o suspendido el sangrado vaginal (entre 9 y 14 días de iniciado éste, pues la ovulación ocurre entre 24 y 48 horas de iniciado el estro), los labios vulvares después de haber estado inflamados se han reblandecido y la hembra tiene buen ánimo para aceptar al macho.

Se queda quieta presentando la pose característica de elevación y torción de la cola dejando libres los labios vulvares para la introducción del pene del macho en la vagina; el macho montará a la hembra y se abrazará en el lomo, de esta, una vez dentro la dilatación del bulbo peneano junto con el espasmo de la musculatura de la vulva evitan la separación de los reproductores en lo que se ha llamado "abotonamiento" o "amarre" (aunque montas sin abotonamiento han llegado a ser fértiles). este amarre puede llegar a durar entre 5 y 45 minutos y es el momento en que el macho eyacula vaciando el contenido del epidídimo y la próstata.

El eyaculado esta conformado por tres fracciones: La primera es acuosa, sin espermatozoides y con un volumen de .25 a 2 ml. La segunda del epidídimo con espermatozoides, su volumen dependerá del tamaño de la raza del perro, y la tercera de fluídos prostáticos con un volumen de 2 a 30 ml.

La eyaculación del macho provoca contracciones de su esfínter anal, esto nos ayuda a reconocer esta etapa del coíto.

Si la pareja quedo "abotonada" el macho levantará el miembro posterior sobre el lomo de la hembra, quedando en posición invertida, unidos solo por los genitales hasta que se descongestione el búlbo peneano y se separen naturalmente.

Estando los animales amarrados o abotonados no es conveniente tratar de separarlos pues esto podría provocar daños a sus genitales externos.

Recomendaciones para la cópula

  • La hembra será llevada al lugar del macho para que este se sienta en su territorio y no se distraiga investigando el nuevo lugar. Aunque un semental con una líbido y temperamento adecuados se comportará igualmente bien en su terreno o fuera de él.
  • Se debe buscar una hembra experimentada para un macho inexperto y viceversa.
  • Como los perros son selectivos con sus parejas la presentación del macho con la hembra deberá hacerse con ambos perros atados a sus respectivas correas y de preferencia mostrando al macho el posterior de la hembra antes que la cabeza.
  • Aunque el estar presente durante la monta puede hacerle sentir más confianza en que esta se realizó adecuadamente y con el semental escogido; está a discusión el hecho de hacerlo, ya que por un lado se considera que su presencia puede darle confianza a la hembra y por el otro, también se considera como un factor en contra de una "cruza natural" adecuada. Así que se deberá valorar para la adecuada fertilización de la hembra.
  • Un buen semental se tomará algunos minutos de cortejo antes de realizar la monta, este tipo de atenciones ayudarán a la mayor excitación de la hembra y la harán más cooperativa, además de que un macho con una buena excitación producirá eyaculados con mayor densidad espermática.
  • Existen casos de montas no naturales en las que tenga usted que estar presente para ayuadr a alguno de los progenitores que sea inexperto, por lo tanto esta será una monta dirigida y usted puede ayudar en:
    • Sostener la cabeza de una hembra difícil para que no merda al macho durante la cópula.
    • Si el macho monta a la hembra por la cabeza, guiarlo al lado adecuado.
    • Si el macho está muy exitado y no logra penetrar a la hembra habrá que separarlos y dejarlos descansar antes de un segundo intento.
    • Si la hembra trata de echarse, sostenerla poniendo las manos debajo del vientre dejando libre el lomo para que el macho pueda abrazarse a ella.
    • Si el macho monta pero no penetra a la hembra es necesario dirigir el pene con la mano poniéndolo directamente en la vulva, hasta que se haya realizado el amarre o sosteniendo hasta que el macho eyacule.

Frecuencia de los servicios

Muchos dueños prefieren que su hembra sea cubierta por un macho por lo menos dos veces, para según ellos asegurar que ésta quede preñada. Los óvulos y los espermatozoides son viables por 6 días dentro del útero, pero para estar seguros consideremos que son viables 48 horas, esto nos puede guiar con que frecuencia podemos repetir un servicio a nuestra perra.

Un solo servicio de un perro fértil que se utiliza como semental en forma regular, en el momento adecuado del ciclo reproductivo de la perra es suficiente.

Para la adecuada administracion de los reproductores hay que considerar que un macho produce entre 50 y 60 millones de espermatozoides diariamente y que existe mayor cantidad de ciclos estrales en las hembras durante los meses de la primavera y el otoño.

Para el semental la frecuencia ideal para cubrir hembras será de cada 15 días, dando de 2 a 3 montas por hembra; Para las hembras la frecuencia del apareamiento se ha considerado de un celo sí y un celo no. Se recomienda tomar en cuenta el cruzamiento en ciclos consecutivos cuando ésta ha tenido una camada pequeña, sus condiciones de salud física son óptimas y su siguiente ciclo es 7 meses después del celo anterior.

« Volver a la página anterior.

Directorio

Perros de México

Tel +52 (55) 56037901
Tel- Fax +52 (55) 56034003
pcmv@perrosdemxico.com.mx