> Perros de México desde 1998 * Articulos, De la familia o de la jauría

DIRECTORIO

Criadores Mexicanos Servicios profesionales Comercio e industria Camadas disponibles
Articulos >De la familia o de la jauría

Dentro de toda cultura o grupo social existen discursos  que se manejan en el lenguaje cotidiano no importando si lo dicho es verdadero o falso o si es correcto o incorrecto. Uno de estos discursos, si así le podemos llamar, es considerar al perro como parte de nuestra familia. Esto no es incorrecto si nos referimos a que nuestro cariño hacia la mascota es muy grande, especial y nos gusta compartir nuestra vida diaria. Sin embargo cabe situarlo dentro de lo incorrecto si consideramos la estructura social de los humanos y la estructura “social” de los perros.Para hablar menos técnicamente me referiré a mi primer contacto con los perros el cual se habrá dado alrededor de los 7 años. En ese entonces mi papá tenía un negocio en una casa en la colonia Periodista, como en toda colonia no falta la temporada de alguna perrita que se encuentre acosada por una jauría de perros que la persiguen día y noche. Este era el caso de Lucas a la cual rescató mi papá dándole asilo en su garage. Luego llegó Orejas tras haber sido atropellado por un coche y atendido por el veterinario de junto. Una vez que pasó el celo de Lucas y que fue operada pudo salir a la calle, lo cual nos permitió descubrir poco a poco la organización del grupo de perros que la rodeaba. Originalmente el perro líder era Trompa negra, un perro tipo Pastor Alemán, robusto y bastante agresivo. Orejas que era tipo Golden Retriever por su color, pelo largo y temperamento amigable, se convirtió en la nueva pareja de Lucas, lo cual creó resentimiento entre los dos machos. Llegaron más tarde a esta casa dos perros más, un cachorro que creció muy alto y delgado, de pelaje muy corto tipo Doberman; Chiquilín y por último Solovino el cual era de color claro y muy peludo y que se unió de pronto.
Las aventuras de los cuatro perros son para película de Disney pero en este momento trato de explicar que la organización social de los perros tiene una estructura propia donde el perro líder se denomina Alfa y el siguiente es beta, creando así escalas con diferentes niveles que son básicamente marcados por su comportamiento. Por ejemplo, descubrí que a la hora de la comida al servirles sus croquetas todos esperaban alrededor del plato pero nunca se aventaban antes que Orejas, Lucas era la primera en darle su lugar sumisamente y luego comía ella dejando al final a los otros dos. Esto no es ninguna novedad para quienes tienen varios perros que viven en un jardín o en sus jaulas, sin embargo para quienes tienen una mascota que pasa más tiempo en casa y que convive más con la familia se pueden olvidar que los perros siguen teniendo una estructura de jauría y que se rigen por principios parecidos pero diferentes a los nuestros. Así se nos puede olvidar que para que nos entiendan necesitamos entenderlos primero a ellos.
 
El perro necesita tener definida su posición o rango dentro de la jauría, no importa si es intermedia o baja y tanto para un dueño que tiene un perro de compañía como para un manejador profesional es importante hacerle saber al perro quién es el líder. Para esto debe de comunicarse mediante su mismo código, es decir que si el perro Alfa come antes que todos y no permite que nadie se meta a su plato eso debes de hacer, por lo tanto nunca darle de tu alimento al perro y menos de tu propio plato. Para eso tiene su alimento especial y su lugar aparte para comer. Eso por principio. Por otra parte el perro es un animal territorial, no quiere decir que vas a marcar territorio como él sino que no vas a permitir que “marque” tu territorio. Si en primer lugar permitiste que el perro comiera de tu mismo tipo de alimento o le diste de tu plato por debajo de la mesa ya le indicaste que era de un rango más alto que el tuyo por lo tanto le diste el derecho de marcar tu territorio, de subirse a los muebles, de llenar de pelo toda la casa y de tomar las cosas que quiera como suyas. Esa no es una travesura del perro sino un error del dueño que por considerarlo de la familia le dio la libertad de comportarse así. Lo peor del caso es lo que continúa a esto; El eminente regaño al perro, gritos, periodicazos, enojo, golpes y demás. Al perro esto lo confunde y puede reaccionar con susto y salir con la cola entre las patas o peor aún, si es un perro que no está dispuesto a perder su liderazgo reaccionar agresivamente con un gruñido o atacando a quien lo regaña que tanto puede ser el dueño del perro o el hijo que trata de educar al perro como ha visto que hace el padre.

Para evitar un accidente de esta naturaleza hay que tomar en cuenta que el cariño al perro no debe confundirse con mimos inapropiados. La mascota puede ser muy limpia y pasear por la casa, muy tranquila y amigable con la familia incapaz de tocar a nadie, sin embargo hay que tomar en cuenta que requiere de su propia forma de vida y de su rango dentro del hogar sin olvidar que es perro y necesita su propia forma de comunicarse, su propio alimento y su propio espacio para dar a cambio mucho afecto a todos en casa. Si tomas esto en cuenta no sólo evitarás que tu mascota te haga limpiar continuamente sino que al demostrar que tú eres ALFA (el líder) lograrás educar, entrenar y manejar a tu perro sin el uso de la violencia, al fin de cuentas un Líder es un Líder no un dictador y sus seguidores lo ven con respeto y admiración.

Regrsar al menú

« Volver a la página anterior.

Muy interesante

Criadores mexicanos
Servicios profesionales
Comercio e industria
Arte

Secciones

A primera vista
Razas y criadores
Exposiciones y eventos
Salud y cuidados
Cría y reproducción
Reportajes especiales
Razas Mexicanas
Perros de mexico para niños

Perros de México

Tel: +52 (55) 5603 7901
Tel-fax: +52 (55) 5603 4003
e-mail: pcmv@perrosdemexico.com.mx.

Síguenos en:

Facebooktwitter