> Perros de México desde 1998 * Etologia, No eres tu... soy yo

DIRECTORIO

Criadores Mexicanos Servicios profesionales Comercio e industria Camadas disponibles
Etologia >No eres tu... soy yo

La frase: “NO ERES TU…SOY YO”, creo que todos la conocemos…por lo general se utiliza cuando hay conflictos en una relación de dos personas y frecuentemente se aplica para terminar de una manera “airada” con el problema; en donde la persona que dice la frase, acepta que el origen de la dificultad está en él y no en la otra persona.

Hoy les propongo que nos pongamos a pensar en varias cuestiones:

¿Quien tiene algún problema en el trato diario con su perro?

¿Hay personas de la familia con las que el perro no presenta esa conducta?

¿El comportamiento del perro se ha modificado?

¿Nuestro manejo hacia él puede haber permitido que comenzara a hacer cosas que antes no hacia?

Ante los nuevos comportamientos que muestra, ¿cómo hemos reaccionado?

 

etologiaLes pido que si realmente tienen algún problema en el manejo con su perro, se detengan a repasar estas preguntas, reflexionen acerca de ellas y con toda sinceridad, se las respondan a si mismos porque de ello depende que podamos hacer algo para corregir lo que nos está molestando.

etologiaMuy frecuentemente pensamos en nuestro perro como en un miembro más de la familia y esto me parece totalmente correcto; es un ser vivo que es capaz de integrarse a nuestro núcleo familiar pero un error muy común es que tendemos a “humanizarlo”. No es raro escuchar expresiones como: “es el dueño de la casa”; “como sabe que no me gusta que haga tal cosa, pues se enoja y se desquita mordiendo mis zapatos”; “sabe perfectamente que hizo algo que no me gusta, así que le dije que esta castigado y no sale al parque”, “como me hizo enojar, hoy no le toca su galleta de premio en la tarde”, etc.

Podríamos seguir con los ejemplos, pero lo que me interesa comentar con ustedes es que reflexionemos acerca de la manera cómo lo tratamos; cual es el manejo que hacemos con él; cómo interpretamos los mensajes que él nos envía y algo muy importante…cual es el mensaje que nuestro perro recibe de nosotros.

Mucho hemos hablado de la importancia que tiene el que le demos una estructura al manejo del perro en casa y aunque haya varias personas, el manejo debe mantener una constante. Pongamos un ejemplo: Pensemos que en casa hay 4 personas, una de ellas gusta de consentirlo mucho; otro lo regaña; uno más es indiferente completamente y el último tiende a variar su trato con el perro, dependiendo del humor con que llegue a casa. Muchas veces el perro “aprende como relacionarse” con cada uno pero también puede presentar un comportamiento alterado por los cambios que vive constantemente.

etologiaUna de las preguntas era precisamente si había alguna persona con la que el perro se comportara adecuadamente y la respuesta podría estar aquí… Si él tiene la posibilidad de integrarse con alguien que tiene un manejo adecuado, que le muestra claramente lo que puede y lo que no puede hacer, que le da confianza pero también le deja sentir que tiene el control, esto le servirá muchísimo a él para estar equilibrado. Es importante que además resaltemos que SI es capaz de tener un comportamiento adecuado con alguien, esto es muy significativo ya que demuestra que él entiende y es capaz de obedecer a un miembro del grupo.

etologiaOtra pregunta era si ustedes tenían algún problema en el trato diario con su perro. Y esto podría abarcar desde cosas como que siempre que llegan a casa, él les brinca o les muerde la ropa; abren la puerta y se sale y no obedece para volver; roba comida de la mesa, etc. hasta temas más complicados como que ya les ha gruñido o mordido; se pone agresivo si intentan tocarlo o cepillarlo; no pueden acercarse a su plato de comida; si lo dejan suelto en el parque y le llaman, no obedece, etc.

Como verán, pueden ser comportamientos que a ustedes les molestan pero no parecen ser demasiado preocupantes pero también pueden tratarse de situaciones que implican peligro para los miembros de la familia, para otras personas o para el propio perro, como en el caso donde le sueltan y no regresa, al contrario, huye. Algún día podría ser atropellado, podría perderse o agredir a alguien.

Estos comportamientos que nos muestran que el perro no está siendo controlado correctamente es probable que sean provocados por nosotros y aquí les pongo unos ejemplos:

1) Nos sentamos a comer y él insiste en pedir comida, nos puede parecer gracioso o tal vez nos moleste pero lo cierto es que terminamos por darle lo que pide. El resultado es que el mensaje que el perro recibió es que nosotros somos etologialos que le obedecemos.

2) Entramos a la recámara y el perro está sobre la cama, le ordenamos que se baje y nos gruñe y si intentamos tomarlo del collar para bajarlo, nos lanza la mordida. Nosotros lo dejamos en paz, por miedo; por cariño; por considerar que no es importante y que es normal que se moleste. El mensaje que él recibió es que nos le hemos sometido.

3) Estamos sentados y él se acerca y con la cabeza o con las manitas nos envía el mensaje de que quiere jugar o quiere alimento o desea que lo acariciemos. Nosotros accedemos a hacer lo que él solicita de inmediato. El mensaje que hemos enviado es que reconocemos que hay que obedecerle.

Podríamos seguir con los ejemplos pero prefiero que ustedes mediten en que tipo de actividades sienten que el perro demanda atención, comida, lugares, objetos, etc. y se le permite que él sienta que tiene el control, que tiene la capacidad de dominar, incluso agredir.

Lo triste de estas situaciones es que no sólo no tendremos un perro confiable sino que tampoco tendremos un perro feliz, será inestable, ansioso, demandante.

La tercera pregunta era si ustedes habían observado que el comportamiento de su perro hubiera cambiado. Partamos del ejemplo del cachorro que llega a casa y la mayoría de las veces se somete de manera natural, dado que es pequeño sabe que debe seguir al grupo; pero fíjense que digo “la mayoría de las veces” porque puede darse el caso del cachorro que desde pequeño se enfrenta, se muestra alterado, agresivo o miedoso pero por ahora no mencionaremos este tipo de comportamiento.

etologiaAsí bien, lo normal es que el cachorro siga y obedezca a los miembros del grupo al cual pertenece pero podemos encontrarnos con la sorpresa que al paso de los meses puede adquirir una conducta rebelde, retadora. Es importante que sepamos que ese cachorro está pasando por fases de desarrollo muy importantes y se está convirtiendo en un adulto. Cambios importantes como la producción de hormonas y la madurez emocional que está alcanzando hacen que el cachorrito que nos obedecía y seguía sin dudar, pueda mostrar cambios.

Estar atentos a esa fase de desarrollo para trabajarla adecuadamente es primordial, atendiendo adecuadamente el manejo durante esa etapa (que durará unos cuantos meses) podremos tener un adulto que sigue ocupando el sitio que le corresponde de manera equilibrada, confiado, con buena disposición hacia nosotros.

Otra causa por la que el perro podría modificar su comportamiento es porque nosotros, sin darnos cuenta, le hemos dejado que vaya adquiriendo poder. Es muy lógico que con la convivencia diaria cada día se le quiera más y muchos caemos en un trato permisivo, condescendiente pero como hemos mencionado anteriormente esto no lo ve él como una muestra de cariño sino como una clara jerarquización sobre nosotros.

etologiaCabe mencionar que aún cuando el perro se haya convertido en adulto, mostrará cambios, es parte de su forma de estructurar un grupo; de tal manera que aún cuando sea un adulto y el manejo sea el adecuado, debemos estar atentos a esos cambios que puede mostrar y que debemos corregir de inmediato. Existe un tipo de agresividad que se puede mostrar entre los 1 y 3 años de edad; de tal manera que aunque nuestro trato con el perro se hubiera efectuado correctamente, no podemos desentendernos de su educación.

Comenzamos el tema con el caso donde llega un cachorro a casa pero puede ser que lo recibamos ya más en fase de pubertad o siendo un adulto. De nuevo, si no tiene grandes problemas de socialización, lo normal es que su conducta al inicio sea sumisa pero no es difícil que con el paso de los días vaya apropiándose de sitios, objetos, personas, etc. y muy probablemente seamos nosotros los que propiciamos ese cambio.

etologiaCon respecto a la pregunta: “Ante los nuevos comportamientos que muestra el perro…¿cómo hemos reaccionado?. De nuevo pensemos en diferentes situaciones, desde las más “insignificantes” como por ejemplo pedir comida mientras nosotros estamos a la mesa; que no acuda cuando le llamamos; etc. hasta llegar a casos como que nos ha agredido; ya ha mordido a alguna persona o a otro animal; se muestra agresivo e incontrolable en la calle, etc.

Porque puede ser que ni siquiera nos hemos dado cuenta de que el perro esta desobedeciendo o que a cada perro que ve en la calle cuando lo paseamos, le ladra o se le va encima; nos puede incluso parecer gracioso que nos gruña; no le damos importancia al hecho que le llamamos y no viene; si intentamos que se eche y él no lo hace, dejamos pasar esto como si no importara.

La estructura que creamos alrededor de nuestro perro; las reglas que se tienen en casa; lo que se permite y lo que no; lo que él obtiene cada vez que hace lo que se le ordena; la facilidad con la que puede saltarse nuestra jerarquía; las veces que ha repetido un comportamiento sin que nadie le corrigiera, etc. etc. todo esto y mucho más, forman un todo. La mayoría de las veces, el mal comportamiento de nuestro perro es ocasionado por varios factores y también, muchas veces, un factor decisivo ha sido como le manejamos.

Es difícil de creer que la mayoría de los perros tienen problemas, por supuesto que habrá casos en que el origen del problema esté en él, pero muchas veces somos nosotros los que hemos dado pie para que se iniciara un comportamiento no deseado y no hemos sabido actuar a tiempo. Las causas pueden ir, como decíamos, desde el no ver a tiempo cuando se inicia el problema hasta el miedo, la falta de tiempo, el exceso de cariño, el pensar que es “normal que haga eso”.

Los invito a reflexionar acerca de cómo es la relación que tienen con su perro, ¿le tienen confianza?; ¿lo pueden tocar o corregir sin miedo etologiaa una agresión?; ¿se muestra confiado al estar junto a ustedes?; ¿muestra disposición ante sus ordenes?; ¿nuestro manejo es consistente?; ¿estamos atentos para percibir un cambio en su conducta y hacer algo al respecto?.

Tenemos en nuestras manos a un ser vivo maravilloso, con muchas capacidades pero requiere de una guía, necesita saber como esta estructurado el grupo al cual pertenece y que se espera de él. Si nosotros no somos claros…¿por qué tendría que serlo él?

 

Regrsar al menú

« Volver a la página anterior.

Muy interesante

Criadores mexicanos
Servicios profesionales
Comercio e industria
Arte

Secciones

A primera vista
Razas y criadores
Exposiciones y eventos
Salud y cuidados
Cría y reproducción
Reportajes especiales
Razas Mexicanas
Perros de mexico para niños

Perros de México

Tel: +52 (55) 5603 7901
Tel-fax: +52 (55) 5603 4003
e-mail: pcmv@perrosdemexico.com.mx.

Síguenos en:

Facebooktwitter