> Perros de México desde 1998 * Articulos, Cachorros: Los problemas mas comunes

DIRECTORIO

Criadores Mexicanos Servicios profesionales Comercio e industria Camadas disponibles
Articulos >Cachorros: Los problemas mas comunes

Articulo cedido por la revista Siguiendo la Huella No.3

 

Por: M.V.Z. Riad Katrib Mir

Adquirir un nuevo cachorro, representa algunos problemas que deberían ser considerados antes. Espero que usted tenga la intención de hacer del cachorro un miembro de la familia. Sólo así se puede disfrutar verdaderamente de su mascota, y únicamente así puede el cachorro desarrollar sus habilidades al máximo. Evidentemente, la conducta desempeña un papel importante en la vida de un animal de compañía y en su relación con sus dueños. De hecho, los problemas de conducta, constituyen una de las razones más frecuentes de abandono y de sacrificio de perros.
Estudios recientes, indican que aquellos dueños de animales de compañía, que reciben un asesoramiento y una dirección insuficientes, acerca de la conducta y el adiestramiento, son los que seguramente los abandonan en albergues o en las calles de la ciudad. La forma más sencilla de prevenir conductas indeseables, implica separar al cachorro del lugar del problema; o encerrarlo, para evitar lo indeseable. Una idea errónea es el encierro por cruel e injusto. Por el contrario, es bastante más inhumano dejar a nuestro cachorro cuando no lo podemos supervisar en un lugar donde pueda curiosear, para que destruya y, tal vez, para que se lastime.
Asignarle una habitación donde esté seguro y no tenga a su alcance objetos que pueda destruir, resultaría muy útil en aquellos periodos donde no lo podamos observar. Al no contar con esta posibilidad en nuestro hogar, entonces una jaula o un corral, es la forma de encierro más digna de confianza y seguridad, logrando así reprimir muchos de los posibles problemas de conducta. Cuando una jaula o un corral se usa diariamente como zona de confinamiento, ésto se debe limitar para que duerma durante la noche y por periodos que no excedan de 4 - 5 horas durante todos los días.
Es frecuente tratar de corregir alguna mala conducta, golpeando al cachorro con un periódico, con la mano o bien con algún objeto. Es importante comprender que bajo ningún concepto debemos pegarle, ya que las concecuencias pueden ser nefastas. La mano del hombre sólo debe ser asociada con el afecto, el juego o las recompensas; el castigo físico crea temor y conduce a morder por miedo, a eludir a las personas, a la agresión o a orinarse, por lo mismo.
Este artículo aborda de manera sencilla, los cinco problemas de conducta que con más frecuencia presentan los propietarios, que recientemente adquirieron un cachorro y acuden con el Médico Veterinario, para que éste los asesore acerca de cómo solucionarlos.
1. - "MI CACHORRO DEFECA Y ORINA EN DONDE NO QUIERO QUE LO HAGA"
Para él, el objeto principal de orinar y defecar, es eliminar los desechos, a diferencia del perro adulto en que el orinar, cumple con algunas otras funciones, que incluyen la comunicación con respecto al estado sexual, a la identidad individual, a los territorios y, posiblemente, al rango social.
Las estrategias de adiestramiento doméstico, implican aprovecharse de la tendencia innata del perro, a no orinar o defecar en la zona donde duerme o come. Al principio, el cachorro de 7-8 semanas de edad, debe ser sacado al aire libre para sus necesidades, con tanta frecuencia como sea posible (siendo conveniente cada hora cuando esté despierto). En poco tiempo aprenderemos a calcular el momento en que realmente necesita salir, eligiéndole para ello la zona adecuada para tal fin, después de comer, beber, jugar y dormir. Es necesario usar el mismo lugar, ya que permite, por los olores que se acumulan, que vuelva al mismo sitio. Al término de sus necesidades, se le debe premiar, dándole como recompensa algún alimento sabroso. A diferencia de esto, si defeca u orina en un lugar no apropiado, se le debe interrumpir inmediatamente con un ¡NO! severo. Por ello, es importante saber los signos que preceden al acto de sus necesidades y poder corregirlo, encaminándolo al lugar apropiado, donde se le premiará por lograrlo. Sólo se le debe castigar si persiste en desobedecer; el castigo consistirá en el uso de un rifle con agua o bien, la sacudida de una lata con monedas en su interior; este procedimiento deberá de usarse en el momento en que el cachorro sea descubierto in fraganti y, de preferencia a distancia, para que no relacione nuestra presencia con castigo y, de esta forma no busque los momentos de nuestra ausencia, para repetirlo.
2. - "MI CACHORRO MASTICA TODO LO QUE SE ENCUENTRA"
Nos quejamos con frecuencia, del daño que el cachorro hace a nuestras pertenencias, pero en muchos casos, nosotros tenemos la culpa, por ofrecerle objetos inadecuados para masticar, como zapatos viejos, calcetines, mantas, etc. No perdamos de vista que los perros necesitan masticar; se trata de una conducta normal. Los cachorros son más juguetones que los perros adultos, utilizando tina buena parte del día (en la que no duermen) para jugar, comer y masticar. La dentición en ellos explica esta necesidad, aparentemente sin finalidad.
La solución a este problema es tan sencilla, como encaminarlo hacia juguetes para este fin. Los perros no son capaces de discernir qué objetos son aceptados y cuáles no lo son. Nosotros, al educarlos, debemos elegirlos y así, satisfacer su demanda, sin que tomen lo que no deben.
Los juguetes de plástico de nylon o de goma, son aceptables para algunos cachorros; en cambio, es posible que otros no muestren interés alguno por ellos. El revestimiento de los juguetes, con pequeñas cantidades de queso para untar o de crema de cacahuate, pueden aumentar su preferencia. Los de carnaza que pueden ser destrozados, son muy atractivos para la mayoría y con éstos, aprenderán que son de su propiedad y quedará resuelto el problema de la masticación.
3. - "MI CACHORRO SE ORINA DE EMOCIÓN AL VERME"
Muchos cachorros después de algún periodo de no vernos, presentan un grado de excitación tan grande que se orinan de emoción al vernos. Esto puede resultar muy molesto, ya que cada vez que lleguemos a casa tendremos que limpiar grandes charcos de orina. La solución principal consiste en evitar los estímulos que causen esta conducta: durante los saludos, evitar el contacto físico, verbal y la mirada hasta que se tranquilice. Los saludos deben ser de nivel bajo y las palabras que pronunciemos de tono bajo y tranquilo. Resulta útil, por ejemplo, lanzarle un juguete para que vaya a recogerlo.
4. - "MI CACHORRO LADRA Y CHILLA CUANDO LO DEJO SOLO PARA QUE DUERMA"
El ladrido es un medio natural y normal de la comunicación canina. Las causas principales son una necesidad innata de rechazar la pelea, los deseos de comida o de contacto social y las conductas de ansiedad o de pelea. Es muy común que las primeras semanas de estancia del cachorro en nuestra casa, chille o ladre durante la soledad de la noche, ya que pronto llega a estar muy vinculado con nosotros, lo que nos causa problemas para dormir y muy serios con nuestros vecinos.
Para reducir su ansiedad durante la noche, se pueden implementar algunas sencillas tácticas. Antes de la hora de dormir debe hacer mucho ejercicio, lo que podemos lograr jugando con él, lanzándole una pelota repetidamente para que la recobre, y posterior al juego, darle de comer y así estará listo para dormir.
Es conveniente ponerle en su cama, alguna manta vieja que tenga nuestro olor personal impregnado: esto le dará confort y lo ayudará a sentirse menos solo mientras se acostumbra a su nueva cama. También da muy buenos resultados el dejar encendida las primeras noches la televisión o la radio en su habitación, pues con esto se sentirá acompañado.
Cometemos un error muy frecuente, cuando lo escuchamos llorar o ladrar durante la noche; nos levantamos para ir a verlo y lo acariciamos; o bien. si duerme en jaula lo liberamos un rato para tranquilizarlo. Esto más que servirle, refuerza su conducta, ya que sabe que si ladra o chilla lo atendemos y entonces lo hará con mas frecuencia por ello, cuando suceda debernos ignorarlo y al darse cuenta que no le hacemos caso, se callará.
5, - "MI CACHORRO HACE HOYOS EN EL JARDíN"
El hábito de excavar es una molestia pero es un rasgo innato propio de muchos perros. Razas de perros de trineo, tales como el Husky Siberiano y el Malamute de Alaska, excavan hoyos que les proporcionen un lugar fresco en el cual echarse y protegerse del viento. Los Terriers y los Bassets fueron creados para excavar túneles y hacer salir a la presa, o localizar roedores. Es posible que otros perros excaven simplemente porque sus finos sentidos, del olfato y del oído, les informan que abajo del suelo hay algo interesante. Puesto que muchas veces los perros entierran huesos, no resulta sorprendente que también tengan que excavar para localizarlos.
Cuando los perros se convierten en animales de compañía domésticos, con frecuencia necesitan abandonar sus tendencias naturales, tales como excavar, y así ser buenos compañeros de la casa.
Para solucionar este problema de conducta, en primer lugar debemos establecer el motivo que la origina para poder resolverla. Si el perro está excavando para capturar roedores, tendremos que eliminarlos; si esta enterrando huesos, dejar de dárselos; independientemente de que a ningún perro debemos dárselos a menos que éstos sean de carnaza. Si excavan para crear un sitio fresco y descansar, dejarán de hacerlo si se les proporciona una zona sombreada en la que puedan echarse. En algunos casos, es posible que el mejor plan de tratamiento, sea el encierro en un corral o patio seguro. Siempre que al perro se le deje fuera de casa sin vigilar, es necesario darle una actividad para distraerlo, como pelotas u otros juguetes; ya que en muchos casos los perros excavan por no tener otra cosa que hacer. El aumento de actividad física intensa, proporcionada dos veces al día (sacarlo a correr o a que haga otro tipo de ejercicio) puede reducir este mal hábito.
Cuando haga hoyos en nuestra presencia, debemos castigarlo con métodos a distancia: utilizando un rifle con agua o lanzando al aire una lata con monedas en su interior, para que caiga cerca del perro. En la mayoría de los casos, con castigo a distancia y proporcionándole actividades alternativas, los problemas de excavación pueden ser corregidos. Si sólo excava en una o dos zonas concretas, éstas pueden protegerse colocando tela metálica de gallinero sobre la zona y anclándolas al suelo.

Regrsar al menú

« Volver a la página anterior.

Muy interesante

Criadores mexicanos
Servicios profesionales
Comercio e industria
Arte

Secciones

A primera vista
Razas y criadores
Exposiciones y eventos
Salud y cuidados
Cría y reproducción
Reportajes especiales
Razas Mexicanas
Perros de mexico para niños

Perros de México

Tel: +52 (55) 5603 7901
Tel-fax: +52 (55) 5603 4003
e-mail: pcmv@perrosdemexico.com.mx.

Síguenos en:

Facebooktwitter